¿Primera vez con lentes de contacto? Consejos útiles para manipularlos

¿Primera vez con lentes de contacto? Consejos útiles para manipularlos

Así que ya compraste esos lentes de contacto coloridos que lucen espectaculares, se sienten bien y están avalados por un profesional de la visión.

¿Y ahora qué sigue? Pues, lo más importante, cuidarlos para que funcionen bien. Si antes no has tenido lentes de contacto, aquí te decimos lo que tienes que saber.

Consejos para manipular tus lentes de contacto

Recuerda que las lentillas están personalizadas por el oftalmólogo y han sido adaptadas a tu sistema ocular.

A medida que te las vas colocando, el proceso se vuelve una costumbre. Durante esa etapa de adaptación, hay ciertas recomendaciones que debes tomar en cuenta.

Limpieza general

Empezando por el estuche, los lentes de contacto deben permanecer en él todo el tiempo cuando no los estés usando. Cada día debes renovar la solución aséptica del envase, vaciándola por completo y llenando los compartimientos otra vez con la solución recomendada, no caducada por supuesto.

Cuando vayas a ponértelos, lávate las manos con jabón y sécalas de tal forma que no te quede alguna pelusa. Una vez a la semana, es precioso limpiar el estuche con una solución enzimática para eliminar las bacterias acumuladas.

Dentro de lo posible, evita el contacto de tus lentes de contacto con materiales o superficies no esterilizadas, con jabones, colirios y otros productos cosméticos. Procura que no se llenen de agua corriente o de saliva. Y aunque parezca evidente, nunca prestes tus lentes de contacto, estos son de uso personal e íntimo.

Sobre el uso apropiado

Toma en cuenta que los productos indicados para la limpieza de tus lentes de contacto son exclusivos y debes utilizar los recomendados por el optometrista. Eso también aplica a las condiciones de uso, las citas de revisión y la consulta antes de reponer o cambiar el producto.

No se recomienda que te duches con ellos, tampoco que te vayas a dormir sin quitártelos y evita usarlos cuando tengas algún síntoma de infección en los ojos. Ya sea irritación, dolor, inflamación, quemazón, visión borrosa o una sensación de cuerpo extraño, acude a que te revisen primero.

Algunos medicamentos como colirios, adelgazantes, anticonceptivos, antihistamínicos, hipotensores y otros pueden cambiar temporalmente el metabolismo ocular. Lo aconsejable es no utilizarlos cuando se está bajo un tratamiento que pueda ser contraproducente.

En cuanto al ejercicio, las excepciones son el boxeo, las actividades deportivas que impliquen contactos en la cabeza o el rostro y deportes acuáticos. Para el último caso, es necesario usar productos desechables o gafas protectoras para que no se mojen.

Antes de maquillarte, colócate los lentes de contacto primero. Manipula un lente a la vez, con la yema de los dedos y nunca con las uñas. Trata de no usarlos en ambientes nocivos, químicos o con mucho polvo porque podrían acentuar el daño de estas condiciones ambientales.

Puede ser que parezcan muchas cosas al mismo tiempo. Lo importante es internalizar la rutina y saber que tus lentes de contacto son únicos. Con el tiempo, serán una parte de ti y su cuidado será algo totalmente natural.

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×
×

Carrito

INTRODUCE TU CÓDIGO PARA VERIFICAR LA AUTENTIFICACIÓN DE TU PRODUCTO:
Revisa si la etiqueta mostrada es validada como autentica. Cada etiqueta es única.